La trilogía completa

jueves, 1 de marzo de 2007

El Grao que yo conocí de niño

Extracto del libro de Miguel Senent Lluart "Memorias del Grao de Castellón"

CAPÍTULO I
EL GRAO QUE YO CONOCÍ DE NIÑO
El Grao que yo conocí de niño nada tiene que ver con lo que hoy es el Distrito Marítimo de Castellón. Hoy, que sólo una parte de la población se dedica al mar. Y que sobre las asfaltadas y ligeras calles del Grao gentes de mil y un lugares transitan con la leve dedicación que suele aplicar el turista ocasional al paisaje que visita.
Hoy la gente del Grao ya no conoce a su vecino.
Modernos y sofisticados edificios han llenado el Grao de prosperidad y felices augurios. Todo parece sencillo y fácil. Urbanizado y artificial en grado extremo. Ciertamente moderno y, por qué no, bello y confortable.
Antes no era así. No había edificios grandes y esbeltos, ni calles asfaltadas. Ni gentes extrañas que pasaban y no se quedaban. Ni siquiera la vida era fácil para el grauero, sino intrincada y hostil, pero sin duda alguna, igual de venturosa.
Tengo en mi mente imágenes que podrían sorprender a más de un grauero. Imágenes vetustas, lejanas, primitivas. Pero infinitamente valiosas. Son el retrato del nacimiento del Grao como entidad urbanística.
Y lo recuerdo con la firmeza que da el paso del tiempo. Aquellos gérmenes que dieron paso con el devenir de los años al actual Grao de Castellón.
El comienzo de todo esto tiene lugar en la perdida Historia de la noche de los tiempos. En unas concentraciones o barrios, de gente que optó por quedarse en la orilla del mar porque habían hecho de la mar su modo de vida. Así se llegó a principios del siglo veinte.
Eran unos barrios un tanto separados unos de otros que, aparecían diseminados entre los majales y el cenagoso cuadro.
En el extremo Norte arrancaba frondoso y virgen el pinar. Inseparable compañero de la vida grauera que, aún hoy, aunque mermado y triste, sigue siendo testigo de los avatares graueros.
Y por su parte Este el mar. Razón de ser del Grao de Castellón.
Lo que sigue a continuación es una descripción de los sectores , o barrios, que fueron el embrión que, con el tiempo, dieron forma al actual Distrito Marítimo de Castellón.

3 comentarios:

Ana dijo...

¡Qué texto tan entrañable, Miguel! Ya estoy deseando leer lo siguiente, no te hagas esperar.

gemma dijo...

Es ideal para tu blog, prometo leerte, ¡me encanta!

Miguel dijo...

Me alegro que os haya gustado. Ya he hecho otro post, cuando podáis le echáis un vistazo, y ya me contaréis... Gracias por tomaros la molestia. Besos.